Category Archives: Matrimonio

Unidos en amor por el cuerpo gobernante y expulsados por el “amor” del cuerpo gobernante

El tema del matrimonio en la comunidad de los Testigos de Jehová es digno de analizar un poco más, pues no concluye en el simple hecho de que el cuerpo gobernante permita que los testigos se casen mediante matrimonios ilegales -matrimonios unidos con una “carta Declaración de Fidelidad” que no tiene validez alguna para el “César”-. Peor aún si recordamos que la organización solo ve como honorables los matrimonios que el gobierno une. ¿Se notó la contradicción doctrinal?

Esta es la entrada que explica este asunto en primera instancia: http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/2009/08/el-cuerpo-gobernante-y-mas-de-sus.html

Bueno, el punto es que las cosas no quedan ahí -como decía-. Pondré un ejemplo para ilustrarlo mejor:

En una congregación de un país donde no hay ley de divorcio o donde el divorcio toma muchos años para que se produzca, hay una pareja de hermanos o estudiantes que estan separados, pero –desde luego- no divorciados de sus anteriores cónyuges. Bíblicamente, ellos no estan libres para casarse entre sí, pues el “César” no les ha dado el divorcio legal de sus actuales y legales parejas.

Pero ellos quieren estar juntos porque se aman y ya sus pasados no tienen lugar en sus vidas –aunque siguen legalmente casados de sus anteriores parejas-.

En este caso, el cuerpo gobernante les da un salvo-conducto: la carta “Declaración de Fidelidad”.

En esta Declaración, ambas partes se comprometen a vivir como marido y mujer, con todas las obligaciones sociales que el matrimonio civil representa y que tratarán de legalizar sus situación lo antes posible. Se les puede dar la conferencia en el salón y desde ese momento, entre los hermanos se les considera un honorable matrimonio como cualquiera; ”válido a los ojos de Dios y de los hombres”.

Lo usual es que los ancianos locales monitoreen a la pareja y averiguen si se han esforzado por legalizar su situación. Estos datos se envían a la sucursal y se registran ahí. Esta carta del 21 de Septiembre de 1984 lo demuestra:

DECLARACION DE FIDELIDAD-BETEL-1985a

Es interesante notar que en caso de legalizar este “matrimonio ilegal”, la instrucción es clara: todo documento relacionado con esta Declaración de Fidelidad debe destruirse. Asi parecen estar “esforzándose por tener una posición aprobada delante de Jehová”.

Hasta el momento, todo va “bien”. Nuesta pareja de Testigos de Jehová se ama, viven juntos y hasta quizás ya tienen hijos. Se nota la “gran bendición de Jehová sobre esta unión” y además los ancianos les estiman mucho pues están ayudando mucho a su congregación local, “trayendo más personas sinceras al pueblo de Dios”.

Pero esta “felicidad” no duraría mucho. Para el siguiente año, el cuerpo gobernante nos envió más luz sobre divina el tema:

*** w85 1/11 pág. 31 Preguntas de los lectores ***
¿Tiene la misma permanencia de un matrimonio legalizado la “Declaración de una Promesa de Fidelidad” en una relación marital existente?
Esto tiene que ver con el arreglo especial que se ha permitido solo en los países donde la ley no permite a un individuo divorciarse de un cónyuge previo. Los cristianos se interesan de manera apropiada en este asunto, pues la Palabra de Dios muestra cuán seriamente considera Dios el arreglo marital. De hecho, el apóstol Pablo escribió: “Que el matrimonio sea honorable entre todos, y el lecho conyugal sea sin contaminación, porque Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros”. (Hebreos 13:4.) Por consiguiente, notemos la clase de situación que hace surgir esta pregunta:
Al aprender la verdad, cierta pareja se halla en una relación marital que no se puede legalizar; no obstante, uno de ellos, o ambos, desea el bautismo cristiano. La declaración es una promesa de fidelidad a esa relación marital hasta que sea posible legalizar la unión de acuerdo con la ley del país. La Atalaya del 15 de agosto de 1977, página 503, sugirió cómo se podría redactar tal declaración, al decir: “Se considera tal declaración como no menos obligatoria que la que se hiciera ante un oficial del registro civil que representara a un gobierno de ‘César’ del mundo”. (Véanse las palabras de Jesús en Mateo 22:21.)
Sin embargo, ¿cuál sería la situación si “César” cambiara la ley sobre el divorcio, como sucedió recientemente en Italia? Puesto que ahora es posible obtener un divorcio de un cónyuge previo, el cristiano bautizado que vive como parte de una relación marital como la que abarca la “Declaración de una Promesa de Fidelidad” tiene que dar pasos inmediatamente, de acuerdo con la declaración, ‘para obtener reconocimiento legal de esta relación’. El primer paso sería obtener un divorcio del cónyuge previo. El siguiente paso sería legalizar el matrimonio con el cónyuge actual. Aunque el cónyuge actual no sea creyente, este tendría que consentir en legalizar el matrimonio. Si el incrédulo no consintiera, el cónyuge cristiano tendría que separarse de él a fin de mantener una posición aprobada en la congregación. La razón de esto es que la congregación ya no puede reconocer como válida la “Declaración de una Promesa de Fidelidad” debido a que entonces hay la posibilidad de tener un matrimonio legal.
No obstante, cuando surge esa posibilidad y los dos realmente se casan, tal matrimonio legal compromete permanentemente, en contraste con la “Declaración de una Promesa de Fidelidad”, que había sido un solemne arreglo provisional.

Teniendo en cuenta que los artículos llamados ‘Preguntas de los Lectores’ es la cara al público de sus doctrinas y procedimientos, nos preguntamos: ¿Qué es en realidad un “solemne arreglo provisional”? Sin eufemismos, puedo responder que no es más que –según el punto de vista de la misma watchtower- vivir en “fornicación “legalizada” y socialmente aceptada dentro de sus doctrinas”.

¿Cuál es la cara interna de este asunto? La respuesta esta en esta carta enviada a los cuerpos de ancianos con fecha del 25 de Octubre de 1985: 

DECLARACION DE FIDELIDAD-COMITE JUDICIAL-1985a

Esta carta no es del dominio público ni de los publicadores en las congregaciones, –bueno, hasta ahora-.

¿Qué puedo decir? La misma acción, luego de un período de gracia de seis meses, ahora es digna de un comité judicial y una posible expulsión.

Entonces, ¿Quién define lo que es pecado? ¿El “César”? ¿La opinión del pueblo? ¿Quién?

Lo que seis meses atrás fue razón para felicidad, un discurso en el salón del reino y la bendición de Jehová, ahora es razón para un comité judicial y expulsión.

La lógica detrás de estas normas doctrinales de organización me parecen aberrantes –si es que hay realmente alguna lógica-.

Por lo demás, creo que en realidad, la pregunta más importante que se repite en mi mente se desprende del último párrafo de la carta:

¿Cómo es posible saber de estas directrices y aún así poder “servir a Dios con una buena conciencia”?

El cuerpo gobernante y más de sus doctrinas matrimoniales

Este es un tema que relativamente muy pocos de los 7 millones de testigos conocen y comprenden realmente. Y a raíz de la predicación que me hicieron el otro día, he querido recopilar la información correspondiente y educar a mis hermanos al respecto; cosa que el cuerpo gobernante y los ancianos no hacen. Claro, prefieren mantenerles ignorantes pues así son más “dóciles”; “en el país de los ciegos el tuerto es rey”.

1) La doctrina oficial actual de la watchtower es que: un matrimonio es válido si hay un certificado gubernamental de por medio. Este certificado puede ser firmado –dependiendo del país- por un ministro civil o religioso por igual:

*** w77 15/8 pág. 502 párr. 23 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
Apropiadamente es de esperarse que los que desean llegar a ser miembros bautizados de la congregación cristiana y que no tienen reconocimiento legal de su unión marital hagan cuanto puedan por obtener tal reconocimiento y registro de su matrimonio. Esto servirá para remover toda duda posible en cuanto a la honorabilidad de su unión a los ojos de la gente en general.

1.1) Un alcance a esta regla es que la watchtower considera que la autoridad del “César” en cuanto a la validez del matrimonio… es relativa: 

*** w77 15/8 pág. 501 párr. 20 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
César no es la fuente del derecho de casarse. Este realmente viene de Dios, el Originador del matrimonio. (Gén. 1:27, 28; 2:18, 22-24; 9:1; compare con 1 Timoteo 4:1-3.) Por consiguiente, la posición de César en este campo no es la del árbitro final en cuanto a lo que es moralmente correcto e incorrecto en el matrimonio (o divorcio).

1.1.1) Y a la vez… tambien absoluta:

*** w06 15/10 pág. 19 Bodas honorables a la vista de Dios y los hombres ***

Un matrimonio honorable es un matrimonio legal

Aunque fue Jehová quien originó el matrimonio, es apropiado que los gobiernos humanos ejerzan cierto control sobre la manera en que se lleva a cabo. A este respecto, Jesús dijo: “Paguen a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios” (Marcos 12:17). Del mismo modo, el apóstol Pablo instó a los cristianos: “Toda alma esté en sujeción a las autoridades superiores, porque no hay autoridad a no ser por Dios; las autoridades que existen están colocadas por Dios en sus posiciones relativas” (Romanos 13:1; Tito 3:1).

En la mayoría de los países, el César —es decir, la autoridad civil— determina quiénes cumplen los requisitos para contraer matrimonio. Por lo tanto, cuando dos cristianos que están bíblicamente libres para casarse deciden dar ese paso, cumplen al pie de la letra las leyes locales.

Cuando dos cristianos se casan de una manera legal y reconocida en la comunidad, esa unión queda sellada a los ojos de Dios

Si la pareja ya se ha unido en una boda civil, él dejará claro que los novios ya están casados según las leyes del César.

El matrimonio entra en vigor cuando los novios presentan un formulario de inscripción ante un representante de la autoridad. Acto seguido, se expide un certificado de matrimonio. De esta manera, ambos son considerados marido y mujer, y la fecha de su boda es la que consta en el certificado.

todos debemos comprender que es sumamente importante que las bodas de los testigos de Jehová respeten las leyes locales, es decir, los requisitos del César (Lucas 20:25). Pablo nos dirige esta exhortación: “Den a todos lo que les es debido: al que pide impuesto, el impuesto; al que pide tributo, el tributo; [...] al que pide honra, dicha honra” (Romanos 13:7). Por lo tanto, es apropiado que, desde el mismo día de la boda, los cristianos honren las instituciones que Dios permite que gobiernen hoy día.

Pregunta… ¿Exige realmente el “César” que las parejas que se aman y desean vivir juntas deban casarse? La honorabilidad del matrimonio no depende de lo que diga el “César” ¿o sí?

1.2) Aunque la “última luz” en el año 2006 dictamina que “lo legal es lo válido a la vista de Dios”, este complejo crucigrama de dogmas con textos bíblicos “estirados” durante décadas para hacerlos aplicables a este caso, representa la zona gris que crea confusión para los testigos y que los hace simplememte “rendirse y depender” del criterio de los ancianos en cuanto a qué hacer y qué decidir en sus propias vidas. Aquí se resume un poco las situación:

*** w77 15/8 pág. 501 párr. 22 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
el cristiano comprende que, aunque las disposiciones de César en sí no son lo que finalmente determina la validez de su matrimonio a los ojos de Dios, esto no lo exime por ello del mandamiento bíblico: “Que el matrimonio sea honorable entre todos.”

¿Qué hace realmente válido el matrimonio a la vista de Dios? Esta fue mi pregunta planteada en la predicación a la cual fui “sometido” el otro dia: http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/2009/08/los-testigos-de-jehova-me-predican-8809.html

Este punto en cuanto a la necesidad imperiosa del cristiano en cuanto a obedecer la ley del “César” respecto a la validez del matrimonio debe tenerse presente y compararse con la información del punto 3).

2) ¿Cual es la verdadera razón para legalizar un matrimonio a la vista del “César”? Aunque dice que es la forma de hacerlo “honorable”, de esta manera también lo explica la watchtower:

*** w77 15/8 pág. 501 párr. 20 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
Lo que César puede suministrar es reconocimiento legal y protección concomitante de los derechos maritales en sus sistemas de justicia.

*** g92 8/1 págs. 26-27 ¿Casarse, o vivir juntos? ***
Cuando una persona forma una sociedad comercial con otra, compra una propiedad o presta dinero, ¿por qué hace que se pongan por escrito, incluso ante notario, los términos del acuerdo? Una razón es que ambas partes se han comprometido, y es una ventaja para ambos tenerlos por escrito. Por ejemplo, si una de las partes muere, desaparece o sencillamente pierde la memoria, el cumplimiento del acuerdo escrito sigue siendo obligatorio ante la ley. Lo mismo ocurre en el matrimonio. Si uno o ambos cónyuges mueren, la ley de la mayoría de los países se encargaría de salvaguardar los intereses de los familiares que sobrevivan al difunto. Por lo general, esto no se contempla en la unión consensual. Este compromiso es lo que marca la diferencia entre la unión libre y el matrimonio. El certificado matrimonial le recuerda a la pareja el compromiso de amarse, respetarse y cuidarse mutuamente, así como de todas las implicaciones legales del voto conyugal.
En la práctica, en estos artículos solo se alude a beneficios materiales para las parejas e hijos. Aunque hoy en día, en la mayoría de los países, cada niño nacido tiene todos los derechos por igual. 

3) En el punto 1.2) habíamos visto que el matrimonio es solo honorable y válido ante Dios cuando el gobierno lo legaliza.

3.1) Pero hay una excepción a esta regla: “La Declaración de Fidelidad”.

Esta declaración fue instituida por el cuerpo gobernante en los 70’s y aún es usada por la organización para dar un “aire legal” a uniones que el “César” considera totalmente ILEGALES:

*** w77 15/8 pág. 502 párrs. 24-25 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
Pudiera suceder que un hombre hubiera dejado a su esposa debido a la infidelidad de ella y después hubiera formado una unión con otra consorte, por quien hasta pudiera tener una familia. Entonces pudiera haber aprendido la verdad de la Palabra de Dios y, en obediencia a esa Palabra, deseado bautizarse como discípulo del Hijo de Dios. Debido a que la ley nacional no estaría de acuerdo con la ley de Dios tocante a divorcio y contraer segundas nupcias, no podría obtener un divorcio y legalizar su unión del momento. ¿Qué pudiera hacer?
[…] debe hacer una declaración escrita a la congregación local prometiendo fidelidad a su cónyuge actual y declarando que concuerda en obtener un certificado de matrimonio legal si la esposa legal alejada muere o si otras circunstancias que surgieran le hicieran posible obtener tal registro.

3.2) Para que un matrimonio sea válido a la vista de Dios, este debe estar legalizado por el gobierno. Pero también, para que una unión consensuada ILEGAL sea válida a la vista de Dios, debe estar “legalizada” por el cuerpo gobernante mediante la auto-proclamada “Declaración de Fidelidad”:

*** w77 15/8 pág. 502 párr. 25 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
debe hacer una declaración escrita a la congregación local prometiendo fidelidad a su cónyuge actual

Cabe hacer notar que en el párrafo anterior, “su cóyuge actual”, realmente no es “su cónyuge legal” a la vista del “César”.

3.3) El bautismo, siendo el requisito máximo de los Testigos de Jehová para ser aprobados por Dios como sus siervos verdaderos, tambien dependerá de esta ilegalidad:

*** w77 15/8 pág. 503 párr. 27 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
No parece apropiado que la falta de reconocimiento legal de César le sirviera de obstrucción a la persona en cuanto a mostrar su fe en el poder expiatorio de pecados del sacrificio de Cristo por medio de dar el paso esencial del bautismo y así conseguir el privilegio de tener una relación aprobada con Dios. (Compare con la declaración del apóstol en Hechos 11:17 en cuanto a que los seres humanos no pueden “estorbar” a Dios en su aprobación de las personas.) Los ejemplos bíblicos indican que no es aconsejable demorarse innecesariamente en dar el paso del bautismo.

*** w77 15/8 pág. 502 párr. 23 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
Apropiadamente es de esperarse que los que desean llegar a ser miembros bautizados de la congregación cristiana y que no tienen reconocimiento legal de su unión marital hagan cuanto puedan por obtener tal reconocimiento y registro de su matrimonio. Esto servirá para remover toda duda posible en cuanto a la honorabilidad de su unión a los ojos de la gente en general.

3.4) Aquí esta citada textualmente la Magna “Declaración de Fidelidad”:

*** w77 15/8 pág. 504 párr. 31 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
¿Cómo se podría redactar una declaración tal? Podría contener una expresión como la siguiente:
“Yo, ……………….., declaro aquí que he aceptado a ……………….. como mi cónyuge en relación marital; que he hecho todo cuanto ha estado dentro de mi poder para obtener reconocimiento legal de esta relación mediante las autoridades públicas correspondientes y que es por razón de no haber podido lograrlo que yo por lo tanto hago esta declaración en la que prometo solemnemente fidelidad en esta relación marital. Reconozco esta relación como un vínculo obligatorio ante Jehová Dios y ante toda persona, al cual me he de adherir y he de honrar en plena armonía con los principios de la Palabra de Dios. Continuaré procurando los medios de obtener de las autoridades civiles reconocimiento legal de esta relación, y si en algún tiempo futuro un cambio de circunstancias hace posible esto, prometo legalizar esta unión.
“Firmada este día ………. de ………., de 19….. Testigos de mi firma: ………………………………………….”


DECLARACION_DE_FIDELIDAD_1_01 
DECLARACION_DE_FIDELIDAD_2_01

—————————————-

Mi opinión personal es clara en cuanto a lo que hace válido un matrimonio o no y eso -desde luego- no es tema de discusión en esta entrada.

Esta entrada tiene como fin mostrar cómo el cuerpo gobernante emite reglamentación de una increíble volatilidad a travéz de los años. Estas reglas afectan profundamente la vida de las personas, regulan sus decisiones y forma de pensar.

Por un lado, la organización da vital importancia a lo que el “César” regula pero a la misma vez no hacen caso de que él considere legal o ilegal. Mientras tanto, los hermanos que estan sometidos a estas directrices viven en “un mar tormentoso que los lleva de aquí para allá en toda suerte de sabiduría humana”. Irónicamente, todo lo que la sociedad watchtower diga… siempre será lo que Dios apruebe y considere válido.

Me gustarían comentarios y experiencias de mis lectores relacionados con esta entrada. Pronto -en una nueva entrada- presentaré las implicaciones judiciales que afectarán a los testigos y estudiantes que utilicen esta “bondadosa provisión” del cuerpo gobernante.

El cuerpo gobernante y más de sus doctrinas matrimoniales

Este es un tema que relativamente muy pocos de los 7 millones de testigos conocen y comprenden realmente. Y a raíz de la predicación que me hicieron el otro día, he querido recopilar la información correspondiente y educar a mis hermanos al respecto; cosa que el cuerpo gobernante y los ancianos no hacen. Claro, prefieren mantenerles ignorantes pues así son más “dóciles”; “en el país de los ciegos el tuerto es rey”.

1) La doctrina oficial actual de la watchtower es que: un matrimonio es válido si hay un certificado gubernamental de por medio. Este certificado puede ser firmado –dependiendo del país- por un ministro civil o religioso por igual:

*** w77 15/8 pág. 502 párr. 23 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
Apropiadamente es de esperarse que los que desean llegar a ser miembros bautizados de la congregación cristiana y que no tienen reconocimiento legal de su unión marital hagan cuanto puedan por obtener tal reconocimiento y registro de su matrimonio. Esto servirá para remover toda duda posible en cuanto a la honorabilidad de su unión a los ojos de la gente en general.

1.1) Un alcance a esta regla es que la watchtower considera que la autoridad del “César” en cuanto a la validez del matrimonio… es relativa:

*** w77 15/8 pág. 501 párr. 20 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
César no es la fuente del derecho de casarse. Este realmente viene de Dios, el Originador del matrimonio. (Gén. 1:27, 28; 2:18, 22-24; 9:1; compare con 1 Timoteo 4:1-3.) Por consiguiente, la posición de César en este campo no es la del árbitro final en cuanto a lo que es moralmente correcto e incorrecto en el matrimonio (o divorcio).

1.1.1) Y a la vez… tambien absoluta:

*** w06 15/10 pág. 19 Bodas honorables a la vista de Dios y los hombres ***

Un matrimonio honorable es un matrimonio legal

Aunque fue Jehová quien originó el matrimonio, es apropiado que los gobiernos humanos ejerzan cierto control sobre la manera en que se lleva a cabo. A este respecto, Jesús dijo: “Paguen a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios” (Marcos 12:17). Del mismo modo, el apóstol Pablo instó a los cristianos: “Toda alma esté en sujeción a las autoridades superiores, porque no hay autoridad a no ser por Dios; las autoridades que existen están colocadas por Dios en sus posiciones relativas” (Romanos 13:1; Tito 3:1).

En la mayoría de los países, el César —es decir, la autoridad civil— determina quiénes cumplen los requisitos para contraer matrimonio. Por lo tanto, cuando dos cristianos que están bíblicamente libres para casarse deciden dar ese paso, cumplen al pie de la letra las leyes locales.

Cuando dos cristianos se casan de una manera legal y reconocida en la comunidad, esa unión queda sellada a los ojos de Dios

Si la pareja ya se ha unido en una boda civil, él dejará claro que los novios ya están casados según las leyes del César.

El matrimonio entra en vigor cuando los novios presentan un formulario de inscripción ante un representante de la autoridad. Acto seguido, se expide un certificado de matrimonio. De esta manera, ambos son considerados marido y mujer, y la fecha de su boda es la que consta en el certificado.

todos debemos comprender que es sumamente importante que las bodas de los testigos de Jehová respeten las leyes locales, es decir, los requisitos del César (Lucas 20:25). Pablo nos dirige esta exhortación: “Den a todos lo que les es debido: al que pide impuesto, el impuesto; al que pide tributo, el tributo; [...] al que pide honra, dicha honra” (Romanos 13:7). Por lo tanto, es apropiado que, desde el mismo día de la boda, los cristianos honren las instituciones que Dios permite que gobiernen hoy día.

Pregunta… ¿Exige realmente el “César” que las parejas que se aman y desean vivir juntas deban casarse? La honorabilidad del matrimonio no depende de lo que diga el “César” ¿o sí?

1.2) Aunque la “última luz” en el año 2006 dictamina que “lo legal es lo válido a la vista de Dios”, este complejo crucigrama de dogmas con textos bíblicos “estirados” durante décadas para hacerlos aplicables a este caso, representa la zona gris que crea confusión para los testigos y que los hace simplememte “rendirse y depender” del criterio de los ancianos en cuanto a qué hacer y qué decidir en sus propias vidas. Aquí se resume un poco las situación:

*** w77 15/8 pág. 501 párr. 22 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
el cristiano comprende que, aunque las disposiciones de César en sí no son lo que finalmente determina la validez de su matrimonio a los ojos de Dios, esto no lo exime por ello del mandamiento bíblico: “Que el matrimonio sea honorable entre todos.”

¿Qué hace realmente válido el matrimonio a la vista de Dios? Esta fue mi pregunta planteada en la predicación a la cual fui “sometido” el otro dia: http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/2009/08/los-testigos-de-jehova-me-predican-8809.html

Este punto en cuanto a la necesidad imperiosa del cristiano en cuanto a obedecer la ley del “César” respecto a la validez del matrimonio debe tenerse presente y compararse con la información del punto 3).

2) ¿Cual es la verdadera razón para legalizar un matrimonio a la vista del “César”? Aunque dice que es la forma de hacerlo “honorable”, de esta manera también lo explica la watchtower:

*** w77 15/8 pág. 501 párr. 20 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
Lo que César puede suministrar es reconocimiento legal y protección concomitante de los derechos maritales en sus sistemas de justicia.

*** g92 8/1 págs. 26-27 ¿Casarse, o vivir juntos? ***
Cuando una persona forma una sociedad comercial con otra, compra una propiedad o presta dinero, ¿por qué hace que se pongan por escrito, incluso ante notario, los términos del acuerdo? Una razón es que ambas partes se han comprometido, y es una ventaja para ambos tenerlos por escrito. Por ejemplo, si una de las partes muere, desaparece o sencillamente pierde la memoria, el cumplimiento del acuerdo escrito sigue siendo obligatorio ante la ley. Lo mismo ocurre en el matrimonio. Si uno o ambos cónyuges mueren, la ley de la mayoría de los países se encargaría de salvaguardar los intereses de los familiares que sobrevivan al difunto. Por lo general, esto no se contempla en la unión consensual. Este compromiso es lo que marca la diferencia entre la unión libre y el matrimonio. El certificado matrimonial le recuerda a la pareja el compromiso de amarse, respetarse y cuidarse mutuamente, así como de todas las implicaciones legales del voto conyugal.

En la práctica, en estos artículos solo se alude a beneficios materiales para las parejas e hijos. Aunque hoy en día, en la mayoría de los países, cada niño nacido tiene todos los derechos por igual.

3) En el punto 1.2) habíamos visto que el matrimonio es solo honorable y válido ante Dios cuando el gobierno lo legaliza.

3.1) Pero hay una excepción a esta regla: “La Declaración de Fidelidad”.

Esta declaración fue instituida por el cuerpo gobernante en los 70’s y aún es usada por la organización para dar un “aire legal” a uniones que el “César” considera totalmente ILEGALES:

*** w77 15/8 pág. 502 párrs. 24-25 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
Pudiera suceder que un hombre hubiera dejado a su esposa debido a la infidelidad de ella y después hubiera formado una unión con otra consorte, por quien hasta pudiera tener una familia. Entonces pudiera haber aprendido la verdad de la Palabra de Dios y, en obediencia a esa Palabra, deseado bautizarse como discípulo del Hijo de Dios. Debido a que la ley nacional no estaría de acuerdo con la ley de Dios tocante a divorcio y contraer segundas nupcias, no podría obtener un divorcio y legalizar su unión del momento. ¿Qué pudiera hacer?
[…] debe hacer una declaración escrita a la congregación local prometiendo fidelidad a su cónyuge actual y declarando que concuerda en obtener un certificado de matrimonio legal si la esposa legal alejada muere o si otras circunstancias que surgieran le hicieran posible obtener tal registro.

3.2) Para que un matrimonio sea válido a la vista de Dios, este debe estar legalizado por el gobierno. Pero también, para que una unión consensuada ILEGAL sea válida a la vista de Dios, debe estar “legalizada” por el cuerpo gobernante mediante la auto-proclamada “Declaración de Fidelidad”:

*** w77 15/8 pág. 502 párr. 25 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
debe hacer una declaración escrita a la congregación local prometiendo fidelidad a su cónyuge actual

Cabe hacer notar que en el párrafo anterior, “su cóyuge actual”, realmente no es “su cónyuge legal” a la vista del “César”.

3.3) El bautismo, siendo el requisito máximo de los Testigos de Jehová para ser aprobados por Dios como sus siervos verdaderos, tambien dependerá de esta ilegalidad:

*** w77 15/8 pág. 503 párr. 27 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
No parece apropiado que la falta de reconocimiento legal de César le sirviera de obstrucción a la persona en cuanto a mostrar su fe en el poder expiatorio de pecados del sacrificio de Cristo por medio de dar el paso esencial del bautismo y así conseguir el privilegio de tener una relación aprobada con Dios. (Compare con la declaración del apóstol en Hechos 11:17 en cuanto a que los seres humanos no pueden “estorbar” a Dios en su aprobación de las personas.) Los ejemplos bíblicos indican que no es aconsejable demorarse innecesariamente en dar el paso del bautismo.

*** w77 15/8 pág. 502 párr. 23 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
Apropiadamente es de esperarse que los que desean llegar a ser miembros bautizados de la congregación cristiana y que no tienen reconocimiento legal de su unión marital hagan cuanto puedan por obtener tal reconocimiento y registro de su matrimonio. Esto servirá para remover toda duda posible en cuanto a la honorabilidad de su unión a los ojos de la gente en general.

3.4) Aquí esta citada textualmente la Magna “Declaración de Fidelidad”:

*** w77 15/8 pág. 504 párr. 31 Manteniendo en honra el matrimonio ante Dios y los hombres ***
¿Cómo se podría redactar una declaración tal? Podría contener una expresión como la siguiente:
“Yo, ……………….., declaro aquí que he aceptado a ……………….. como mi cónyuge en relación marital; que he hecho todo cuanto ha estado dentro de mi poder para obtener reconocimiento legal de esta relación mediante las autoridades públicas correspondientes y que es por razón de no haber podido lograrlo que yo por lo tanto hago esta declaración en la que prometo solemnemente fidelidad en esta relación marital. Reconozco esta relación como un vínculo obligatorio ante Jehová Dios y ante toda persona, al cual me he de adherir y he de honrar en plena armonía con los principios de la Palabra de Dios. Continuaré procurando los medios de obtener de las autoridades civiles reconocimiento legal de esta relación, y si en algún tiempo futuro un cambio de circunstancias hace posible esto, prometo legalizar esta unión.
“Firmada este día ………. de ………., de 19….. Testigos de mi firma: ………………………………………….”


DECLARACION_DE_FIDELIDAD_1_01
DECLARACION_DE_FIDELIDAD_2_01

—————————————-

Mi opinión personal es clara en cuanto a lo que hace válido un matrimonio o no y eso -desde luego- no es tema de discusión en esta entrada.

Esta entrada tiene como fin mostrar cómo el cuerpo gobernante emite reglamentación de una increíble volatilidad a travéz de los años. Estas reglas afectan profundamente la vida de las personas, regulan sus decisiones y forma de pensar.

Por un lado, la organización da vital importancia a lo que el “César” regula pero a la misma vez no hacen caso de que él considere legal o ilegal. Mientras tanto, los hermanos que estan sometidos a estas directrices viven en “un mar tormentoso que los lleva de aquí para allá en toda suerte de sabiduría humana”. Irónicamente, todo lo que la sociedad watchtower diga… siempre será lo que Dios apruebe y considere válido.

Me gustarían comentarios y experiencias de mis lectores relacionados con esta entrada. Pronto -en una nueva entrada- presentaré las implicaciones judiciales que afectarán a los testigos y estudiantes que utilicen esta “bondadosa provisión” del cuerpo gobernante.

Los Testigos de Jehová me predican 8/8/09

En esta ocasión, vinieron a mi puerta un hombre de unos 55-60 años de edad con uno mucho más joven, probablemente en sus veintes. Al verlos, parecían claramente ser un anciano y un siervo ministerial.

La conversación fue así:

TJ1 (anciano): Buenos días, pasábamos brevemente por su casa para compartir esta publicación La Atalaya que trae este tema: ¿Cómo elegir entre tantas religiones? ¿Habrá algo bueno en todas las religiones? ¿Que piensa usted?

YO: Claro que si. Cualquier persona u organización que me diga que sea mejor persona, que ayude a los demás y que trate de acércame a Dios… siempre será algo bueno que haya en ellas ¿no le parece?

TJ1 (anciano): Si, fíjese por ejemplo en lo que la religión verdadera debe hacer. (Me muestra la página 5 mientras me lee el párrafo matrimonio):

YO: Pregunta, ¿Qué hace válido un matrimonio a la vista de Dios?

TJ1 (anciano): Es válido cuando existe un certificado de matrimonio que diga que están casados.

YO: ¿Y que pasa en culturas donde no se usa ninguna clase de papeleo para reconocer un matrimonio? ¿También es ese matrimonio válido a los ojos de Dios?

TJ1 (anciano): Si.

YO: ¿Cómo es eso posible? ¿No me había dicho que un certificado del gobierno era lo que hacia válido un matrimonio ante Dios?

TJ1 (anciano): También lo es, pero en culturas donde no se usa, también es válido ante Dios.

YO: Entonces y resumiendo, lo que realmente hace válido un matrimonio a los ojos de Dios es la aceptación social de el según el lugar de la Tierra donde se viva; no la aprobación ni el papeleo de un gobierno.

TJ1 (anciano): Así es en realidad.

YO: Entonces y como ejemplo ¿Qué pasaría si el de hoy en adelante, el gobierno de este país y la sociedad en general reconociera y aceptara como uniones válidas a todas esas parejas que aunque no han firmado ningún certificado de matrimonio se aman, respetan y mantienen un sentido de compromiso el uno para con el otro? ¿Serían esas uniones vistas como matrimonios válidos para Dios?

TJ1 (anciano): No, porque cuando Dios casó a Adán y a Eva, El les dio un certificado de matrimonio.

YO: ¿Donde dice eso la Biblia?

TJ1 (anciano): Eso fue cuando Dios le dio como esposa Eva a Adán. Además, Jesús también habló de dar un certificado de matrimonio.

YO: Jesús no habló de ningún certificado de matrimonio; Jesús habló de dar un certificado de divorcio; que es distinto. Además, en el tiempo de Adán, no había ningún gobierno.

TJ1 (anciano): Jehová Dios era el gobierno así como lo sigue siendo ahora para los verdaderos cristianos.

YO: Si Jehová es el gobierno para los cristianos verdaderos ¿Por qué entonces necesitan un gobierno humano para validar un matrimonio? ¿No basta con que ambas personas se prometan amor frente a Dios y punto?

TJ1 (anciano): Es necesario por lo beneficios materiales y la protección de los hijos que dan los gobiernos.

YO: Entonces, lo que me dijo al principio en cuando a que Dios solo valida un matrimonio que consta con la aprobación de un gobierno… en realidad no tiene fundamento bíblico. Además, hoy en día, todo hijo, sea de una unión certificada o no por un documento, tiene los mismos derechos y beneficios.

TJ1 (anciano): Cierto. Y ya que ha hecho tantas preguntas sobre el matrimonio, ¿Por qué no lee el capítulo 14 de este libro (libro Enseña) y la próxima semana podemos pasar nuevamente para que hablemos de que le pareció?

YO: Claro que sí. Haré algo de investigación al respecto para que podamos conversar mas detalles. Muchas gracias.

TJ1 (anciano): Hasta luego y gracias por atendernos.

¿Qué creen que pasará?

¿Se inmiscuyen o no los ancianos de la sociedad watchtower en los matrimonios?

… !hasta desde antes de la boda!

En el salón les dirían: No saque sus propias conlusiones, nosotros pensamos por usted y sea obediente a quienes llevan la delantera -sin chistar-.

Aquí les decimos: ¡Saque sus propias conclusiones!

¿Se inmiscuyen o no los ancianos de la sociedad watchtower en los matrimonios?

… !hasta desde antes de la boda!

En el salón les dirían: No saque sus propias conlusiones, nosotros pensamos por usted y sea obediente a quienes llevan la delantera -sin chistar-.

Aquí les decimos: ¡Saque sus propias conclusiones!

Doctrinas sexuales de los testigos de Jehová: participando en la obra del Diablo

Referente al tema de la sexualidad entre las parejas casadas, la sociedad watchtower no se ha quedado indiferente; ha metido sus narices y bien profundamente. Veamos un ejemplo con mis comentarios en (rojo).

(Doctrina y mandato inicial referente al coito oral o anal en los testigos de Jehová:)

*** w75 15/4 pág. 255 Preguntas de los lectores ***
¿Constituyen las prácticas lascivas de parte de una persona casada para con su propio cónyuge base bíblica para que el cónyuge ofendido obtenga un divorcio?

- Hay veces cuando las prácticas lascivas dentro del arreglo matrimonial suministrarían base para un divorcio bíblico.
- Así se pone de manifiesto que la “fornicación” es la única base para divorcio. En el griego común en el cual están registradas las palabras de Jesús, el término “fornicación” es porneia, que designa todas las formas de relaciones sexuales inmorales, perversiones y prácticas lascivas como las que se pudieran llevar a cabo en una casa de prostitución, incluyendo copulación oral y anal.
- En cuanto a las declaraciones de Jesús acerca de divorcio, no especifican con quién se practica la “fornicación” o porneia. Dejan el asunto abierto. El que se puede considerar correctamente que porneia incluye perversiones dentro del arreglo del matrimonio se ve en el hecho de que el hombre que obliga a su esposa a tener relaciones sexuales contranaturales con él realmente la “prostituye” o “corrompe.” Esto lo hace culpable de porneia, pues el verbo griego relacionado porneuo significa “prostituir, corromper.”
- De consiguiente, podrían surgir circunstancias que harían de las prácticas lascivas de una persona casada para con su cónyuge una base bíblica para divorcio.
- Si, por otra parte, se participara de las prácticas lascivas por consentimiento mutuo, ningún cónyuge tendría razón para señalar porneia como base bíblica para el divorcio. Esto se debe a que ninguno de los dos es inocente y está buscando libertad de un cónyuge culpable de porneia. Ambos cónyuges son culpables. Tal caso, si es traído a la atención de los ancianos de la congregación, se manejaría como cualquier otro mal serio.

(Ahora se presenta un cambio en el punto de vista y de directrices:)

*** w78 15/7 págs. 30-32 Preguntas de los lectores ***
¿Presenta la Biblia definiciones específicas en cuanto a lo que es moral o inmoral respecto a las relaciones sexuales entre marido y mujer? ¿Es la responsabilidad de los ancianos de la congregación el esforzarse por ejercer control entre los miembros de la congregación en estos asuntos maritales íntimos?

- Hay que reconocer que la Biblia no da reglas ni limitaciones específicas respecto a la manera en que el esposo y la esposa han de participar en las relaciones sexuales.
- Esto ciertamente impediría el obligar al cónyuge de uno en matrimonio a someterse a prácticas raras que ese cónyuge considere de mal gusto o hasta repugnantes y pervertidas.
- Las Escrituras no van más allá de estas pautas fundamentales y, por lo tanto, nosotros no podemos ir más allá de aconsejar en armonía con lo que la Biblia sí dice. (Durante años sí lo hicieron, afectando y dañando profundamente la vida marital de las parejas testigos y las parejas donde solo uno era testigo) En el pasado en esta revista han aparecido algunos comentarios (traducido al castellano sin eufemismos: ‘En el pasado en esta revista se dictó una norma oficial que todos debían seguir a costa de expulsión’) con relación a ciertas prácticas sexuales raras dentro del matrimonio, tales como el coito oral, y estas prácticas fueron igualadas con inmoralidad sexual crasa. Con esto como fundamento, se llegó a la conclusión (traducido al castellano sin eufemismos: ‘se dió el mandato a todos los testigos de Jehová y quienes estudiaban con ellos’) de que los que participaban en tales prácticas sexuales podían ser expulsados si no mostraban arrepentimiento. Se tomó el punto de vista de que estaba dentro de la autoridad de los ancianos de la congregación el investigar y actuar en capacidad judicial con relación a tales prácticas en la relación conyugal. (traducido al castellano sin eufemismos: ‘se impuso sobre los testigos y sus estudiantes que los ancianos podían y debían meterse en la vida íntima de los casados en forma impune’)
- Sin embargo, al continuar examinando cuidadosamente este asunto hemos llegado a la convicción de que, en vista de la ausencia de una clara instrucción bíblica, éstos son asuntos por los cuales la pareja casada misma tiene que llevar la responsabilidad delante de Dios y que estas intimidades maritales no llegan a estar dentro de la esfera de acción de los ancianos de la congregación de modo que éstos deban intentar controlarlas o expulsar con tales asuntos como la única base. (traducido al castellano sin eufemismos: ‘nos hemos dado cuenta de que dañamos y destruimos muchos matrimonios por mandarles y obligarles a tomar actitudes que la Biblia no dice, pero aún insistimos en que nuestro punto de vista es el correcto. Solo que ahora se deben sentir culpables directamente con Dios si las hacen’) Por supuesto, si alguien opta por acercarse a un anciano para solicitar consejo, esa persona puede hacerlo, y el anciano puede considerar con tal persona principios bíblicos, obrando como pastor, pero sin intentar, en realidad, “ejercer función policíaca” con relación a la vida marital del inquiridor.
- Esto no debe tomarse como un perdonar voluntariamente todas las diferentes prácticas sexuales en las cuales participa la gente, porque de ninguna manera es así. Esto simplemente expresa un profundo sentido de la responsabilidad de dejar que las Escrituras gobiernen y retraernos de adoptar una posición dogmática donde la evidencia no parece suministrar suficiente base. (¿despues de cuánto daño causado inpunemente dejan de ser dogmáticos en este asunto?)
- Si la persona casada cree que las prácticas sexuales de su cónyuge, aunque no envuelvan a nadie extraño al matrimonio, sin embargo son de naturaleza tan crasa como para constituir un claro entregarse a la lascivia o un viciar en lascivia, entonces ésa debe ser su propia decisión y responsabilidad. (manipulación emocional a seguir pensando como la sociedad watchtower quiere que piense)
- Esa persona pudiera opinar que las circunstancias suministran base bíblica para un divorcio. Si así es, ella tiene que aceptar responsabilidad plena delante de Dios por la acción de divorcio que quizás emprenda. No se puede esperar que los ancianos expresen (bíblicamente) aprobación del divorcio, si no están seguros de la base para éste. Al mismo tiempo, ellos no están autorizados para imponer su conciencia en otra persona cuando el asunto es un asunto de duda.
- Tal como los ancianos de la congregación otorgan a sus hermanos y hermanas el derecho de ejercer su conciencia personal en asuntos sobre los cuales las Escrituras no se expresan explícitamente, así, también, los ancianos tienen derecho a ejercer su propia conciencia en cuanto a cómo ven a los que participan en acciones de aspecto dudoso. Si sinceramente piensan que las acciones de un miembro de la congregación en estos asuntos son de tal índole que ellos no pudieran con conciencia tranquila recomendar a esa persona para servicio ejemplar dentro de la congregación, ésa es su prerrogativa. (¿cómo le llamaría a este párrafo…. coacción, manipulación o chantaje?)
- Por lo tanto, cualquier guía que estas declaraciones apostólicas suministren en cuanto a prácticas sexuales dentro del matrimonio es indirecta y tiene que verse como solo de naturaleza persuasiva, pero no conclusiva, es decir, no es la base para establecer normas firmes y fijas para juicio. (¿después de cuánto daño causado inpunemente dejan de ser establecer normas firmes y fijas en este asunto?) Al mismo tiempo hay la posibilidad y quizás una probabilidad de que algunas prácticas sexuales en que ahora participen el esposo y la esposa fueran originalmente practicadas por homosexuales. Si así fuera, entonces ciertamente esto daría a estas prácticas por lo menos un origen desagradable. De modo que el asunto no debe ser despedido livianamente por el cristiano concienzudo sencillamente porque en los textos ya mencionados no haya referencia directa a personas casadas. (traducido al castellano sin eufemismos: ‘un cristiano concienzudo debe seguir pensando como la sociedad watchtower manda; sino, es un mal cristiano y aunque los ancianos no puedan ya tomar acción judicial contra él, sí debiera sentirse culpable para con Dios’)

*** w83 15/7 págs. 30-31 ¡Honre el arreglo divino del matrimonio! ***
Cristianos casados ¿Qué hay de la actividad sexual dentro del vínculo matrimonial?

- No les atañe a los ancianos entrometerse en la vida íntima de los cristianos casados.
- Y hacen bien en cultivar odio por todo lo que es sucio a la vista de Jehová, incluso lo que claramente constituye prácticas sexuales pervertidas. (manipulación emocional a seguir pensando como la sociedad watchtower quiere que piense)
- Como ya se ha dicho, no toca a los ancianos “vigilar” los asuntos maritales privados de los matrimonios de la congregación. Sin embargo, si se llega a saber que algún miembro de la congregación practica o promueve abiertamente relaciones sexuales pervertidas dentro de la unión matrimonial, tal persona ciertamente no sería irreprensible, y por eso no sería aceptable para recibir privilegios especiales, tales como el de servir de anciano, o de siervo ministerial o precursor. La práctica y promoción de tales perversiones hasta pudiera resultar en que dicha persona fuera expulsada de la congregación. ¿Por qué? (esto es totalmente hipócrita; esposas de siervos de circuito ‘dan luz verde’ a otras hermanas en las congregaciones para dar sexo oral a sus esposos, pues ellas tambien lo hacen. Así, las esposas se ‘convencen’ de que ‘no es tan malo’ y si la esposa del siervo lo hace, ellas también pueden hacerlo)
- La persona que promoviera descaradamente actividades sexuales escandalosas y repulsivas sería culpable de conducta relajada.
- Esto es una aclaración de lo que apareció en La Atalaya del 15 de abril de 1975, página 255, y 15 de julio de 1978, páginas 30 a 32, y un ajuste en el entendimiento de ello. (ajuste de entendimiento y un ‘lavarse las manos’ mientras siguen imponiendo la coacción a sentirse culpable) No se debe criticar a los que obraron de acuerdo con el conocimiento que tenían entonces. Esto tampoco afectaría la posición de alguien que en el pasado haya creído que la conducta sexual pervertida de su cónyuge en el matrimonio constituía porneia y, por lo tanto, obtuvo un divorcio y ahora está casado o casada con otra persona.

Toda esta parafernalia de directrices “con base bíblica”, solo ha causado que las parejas donde hay un testigo de Jehová, estén reprimidas, coaccionadas y manipuladas.

El que sigan tratando y llamando las prácticas de sexo oral o anal abiertamente de “repulsivas”, “de mal gusto”, “desagradables”, “repugnantes”, “escandalosas”, “raras” y “depravadas” actos que sí ‘permiten’ que los testigos hagan en privado, causa que los matrimonios vivan hipócritamente.

No es mi asunto aprobar o no aprobar tales prácticas. Eso solo me incumbe a mí y a mi pareja. Tampoco quiero decir que la intimidad se deba ventilar y “gritar a los cuatro vientos” si alguien no desea hacerlo, sino solo y claramente indico que si una pareja testigo decide vivir su sexualidad libre y tranquilamente, no lo puede hacer, porque siempre se estarán preguntando, pensando, dudando o diciendo: “que no lo vayan a saber los ancianos“.

Como bien lo dice la misma sociedad watchtower:
*** w90 15/12 pág. 20 párr. 21 Anímense unos a otros a medida que se acerca el día ***
A veces, hasta sin darnos cuenta pudiéramos participar en la obra del Diablo de desanimar a nuestros hermanos. ¿Cómo? Al ser demasiado críticos, demasiado exigentes o justos en demasía. (Eclesiastés 7:16.)

Si usted esta estudiando con los testigos, ¿ya le enseñaron (advirtieron) de lo que le espera en el futuro en cuanto a este asunto?