Matrimonio, honorable matrimonio

La iglesia católica, apóstolica y romana ha establecido el matrimonio -martirimonio para algunos-, como uno de los sacramentos con el cual se compra la gracia del Señor -¿del señor policía?-.

Cito textual de la Enciclopedia Católica -copia del libro Perspicacia, copia del libro Ayuda-:

Sacramento del matrimonio

Que el matrimonio cristiano (esto es, el matrimonio entre personas bautizadas) es realmente un sacramento de la Nueva Ley en el sentido estricto del término es para todos los católicos una verdad indudable. Según el Concilio de Trento este dogma siempre se ha enseñado por la Iglesia, y se define así en el can. I, Sesión XXIV: “Si alguien dijera que el matrimonio no es verdadera y propiamente uno de los Siete Sacramentos de la Ley Evangélica, instituido por Cristo Nuestro Señor, sino que fue inventado en la Iglesia por los hombres, y no confiere gracia, sea anatema”.

Citando a Lutero sigue diciendo:

“En su obra en alemán, publicada en Wittenberg en 1530 con el título “Von den Ehesachen”, escribe (p. 1): “De hecho nadie puede negar que el matrimonio es una cosa externa y mundana, como la ropa y la comida, la casa y el hogar, sujeto a autoridad mundana, como lo demuestran tantas leyes imperiales que lo rigen”. En una obra anterior (la edición original de “De captivitate Babilonyca”) escribe: “No sólo el carácter sacramental del matrimonio carece de fundamento en las Escrituras; sino que las mismas tradiciones que afirman tal carácter sagrado para él, son una mera broma”; y dos páginas más adelante: “El matrimonio puede ser por tanto una imagen de Cristo y la Iglesia; sin embargo, no es un sacramento instituido divinamente, sino una invención de los hombres en la Iglesia, que surge de la ignorancia de la materia”.”

Y vuelvo a citar del catoliciscmo:

“Sustancialmente, a un sacramento de la Nueva Ley pertenecen los siguiente elementos:
debe ser un rito religioso sagrado instituido por Cristo;este rito debe ser un signo de santificación interior;debe conferir esta santificación interior en la gracia divina;este efecto de la gracia divina debe producirse, no sólo en conjunción con el respectivo acto religioso, sino por medio de él.
De aquí que, quienquiera que atribuya estos elementos al matrimonio cristiano, lo declara por tanto un verdadero sacramento en el sentido estricto del término.”
Artículo completo.

No sé qué tanto se parecerá -o qué tanta influencia habrá tenido- ésta definición de los padres de la Iglesia a la idea que siempre ha rondado en las mentes de los mandos de la wt al respecto.

En los países donde la ceremonia de matrimonio la preside un oficial civil -a diferencia de USA, donde el ministro religioso puede legalizar una unión matrimonial-, se acostumbra a tener durante la mañana del feliz día la “boda civil” y durante la tarde la “boda religiosa”; o sea, la conferencia en el salón del reino junto a toda la parafernalia de caritas tiernas, cánticos, oraciones y aplausos.

Los ancianos, por siempre -que recuerde- han “aconsejado” que ambas ceremonias se realizen durante el mismo día.

Pero, ¿que pasa si por razones de fuerza mayor -digo fuerza mayor porque algo realmente “mayor” debe ocurrir para poder controlar la calentura del momento- las ceremonias se realizan durante días distintos?

Existe una coacción muy fuerte por parte de los ancianos para que los ya esposos legalmente, se mantengan separados. Hasta se exponen a “llamadas de atención fuertes” por parte de ellos, pues se mantiene la idea de que solo la ceremonia religiosa es la aceptable a Dios.

La Biblia muestra claramente que, aunque Jehová instituyó el matrimonio, no pasa de ser un simple acto civil en el cual se “toma a la mujer dentro de su casa” y se comprometen a vivir juntos.

Pero el problema aqui, estriba en: ¿que opina el público de tener relaciones durante la espera de la conferencia en el salón? ¿Les da miedo tenerlas? ¿Es realmente malo que las tengan?

Si alguien se expone a tal reprimenda por parte de los ancianos, seguro que las catalogará como malas, o por lo menos, de inadecuadas; no habiendo real razón bíblica para ello.
Pero esto es solo otra muestra de la profunda influencia que tienen opiniones personales de los que mandan en la congregación y como estas se convierten en ley para la masa.

9328737@gmail.com

Comparte tu Comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s