Cualquier parecido con algunas organizaciones "teocráticas", es pura coincidencia

Traducción:

Maestro: Hoy te impartiré un simple verdad: “Puedes tener todo lo que tu corazón desee”.
Discípulo: Deseo tener el verdadero, profundo y eterno amor.
Maestro: Puedes tener eso. ¡Claro que puedes!
Discípulo: Deseo volver a ser joven.
Maestro: ¡Sí! ¡Lo puedes ser!
Discípulo: Deseo que mi amada abuela vuelva de la muerte.
Maestro: Es un gran deseo. ¡Sí! ¡Claro que sí!
Discípulo: Deseo ser tan rico que no tenga que trabajar un día más en mi vida.
Maestro: ¡Sííííííííííííí!
Discípulo: Deseo subir al cielo y sentarme en el trono de Dios.
Maestro: ¡Seguro!
Discípulo: Deseo vivir para siempre.
Maestro: ¡Y lo harás!
Discípulo: Deseo que me devuelva mi dinero.
Maestro: Eso no.

Pensándolo bien, esta conversación estaría perfecta para un discurso de las hermanas en la escuela del ministerio teocrático. No dice nada mas que la pura verdad. Ojo, no la “verdad actual”, sino la más “pura verdad”.

9328737@gmail.com

Comparte tu Comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s