Los mensajeros de Cristo – Parte II

Sigue del tema expuesto aqui.
http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/2008/08/los-mensajeros-de-cristo-parte-i.html

Primeramente, vale muy bien la pena el recordar la advertencia de Jesús en Mateo 7:24-27
“Por lo tanto, a todo el que oye estos dichos míos y los hace se le asemejará a un varón discreto, que edificó su casa sobre la masa rocosa. 25 Y descendió la lluvia y vinieron las inundaciones y soplaron los vientos y dieron con ímpetu contra aquella casa, pero no se hundió, porque había sido fundada sobre la masa rocosa. 26 Además, a todo el que oye estos dichos míos y no los hace se le asemejará a un varón necio, que edificó su casa sobre la arena. 27 Y descendió la lluvia y vinieron las inundaciones y soplaron los vientos y dieron contra aquella casa, y se hundió, y fue grande su desplome”.”

Un rápido desglose de cada aspecto de la parábola dice:

(Primer escenario)
Dichos de Jesús / masa rocosa => oírlos y obedecerlos / edificación de la casa -fe- => llegar a ser un varón discreto / casa no se desploma a pesar de las adversidades

(Segundo escenario)
Otros dichos que no son los de Jesús / arena => no oír los dichos de Jesús / edificación de la casa -fe- => llegar a ser un varón necio / casa se desploma cuando vienen las adversidades

Las adversidades siempre vendrán, mas temprano que tarde. Pero, ¿en base a qué habremos construido nuestra casa? ¿en base a los dichos de Jesús o en base a otros dichos?

Ya dejándonos de tantos rodeos, todo el caudal de publicaciones “bíblicas” que la sociedad editorial multinacional watchtower ha publicado, alega ser copia fiel de los dichos de Jesús y el “seguir sus consejos fielmente” equivale a obedecer a Dios.

Esta nota lo resume muy bien:

*** w81 1/7 pág. 19 ¿Necesitamos ayuda para entender la Biblia? ***
Si ya hemos establecido qué instrumento Dios está usando como su “esclavo” para distribuir el alimento espiritual a su pueblo, de seguro que Jehová no se siente complacido si recibimos ese alimento como si pudiera contener algo dañino. Debemos tener confianza en el conducto que Dios está usando. En las oficinas centrales de Brooklyn, de donde emanan las publicaciones bíblicas de los testigos de Jehová, hay más ancianos cristianos maduros, tanto del “resto” como de las “otras ovejas,” que en cualquier otro lugar de la Tierra.

Curiosamente la sociedad watchtower también alega lo siguiente:

La Atalaya —la revista oficial de los testigos de Jehová— ha dicho:
– “Nosotros no tenemos el don de profetizar” (enero de 1883, página 425, edición en inglés).
– “Tampoco pretendemos que se reverencien nuestros escritos o que se les considere infalibles” (15 de diciembre de 1896, página 306, edición en inglés).
– La Atalaya también ha dicho que el que algunos tengan el espíritu de Jehová ‘no quiere decir que los que ahora sirven de testigos de Jehová sean inspirados, ni que los escritos de esta revista, La Atalaya, sean inspirados e infalibles y sin errores’ (1 de octubre de 1947, página 301).
– “La Atalaya no pretende ser inspirada en sus declaraciones, ni es dogmática” (1 de enero de 1951, página 24).
– “Los hermanos que preparan estas publicaciones no son infalibles. Los escritos de ellos no son inspirados como lo son los de Pablo y otros escritores bíblicos. (g93 22/3 pág. 4 ¿Por qué tantas falsas alarmas?)

Resumiendo el conglomerado de dispares alegaciones de la sociedad watchtower, pudiéramos leer todo esto así: “Somos los únicos a quienes Dios usa para hablar, pero aunque no somos inspirados y nos podemos equivocar, aun así Dios se enoja si no obedecen lo que publicamos; sea que esté errado o no”.

Nuestras únicas dos opciones son: 1) tenemos los dichos de Jesús sacados por cada uno directamente de los evangelios y 2) tenemos los dichos de los hombres que pueden alegar lo que se les antoje… ¿Cuál nos llevara a soportar las inclemencias del tiempo? ¿construir nuestra fe sobre qué fundamento… nos hará sabios?

Una prueba muy fácil esta en recordar la constante advertencia de la organización que “cuando un hermano escucha a un ‘apostata’, su fe fácilmente puede naufragar”. Y tienen toda la razón, porque la mayoría de de los 7 millones de testigos –sino todos- no han construido su casa –su fe- sobre los dichos de Jesús, que son como “masa rocosa” inamovible y estable, sino que su fe esta cimentada sobre los dichos de su organización, los cuales han sido probados como “la arena” que cambia y se mueve de aquí para allá constantemente.

Por eso es que la organización tiene una verdad absoluta -quizás la única- cuando habla que durante problemas, la fe de los hermanos sucumbe. Desde luego, no tiene el fundamento apropiado.

¿Quién es el responsable de haber construido y permitido construir una casa sobre tal pésimo fundamento?

Comparte tu Comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s