Siervos de Circuito y Distrito testigos de Jehová: ladrones y corruptos

Camaguey, Cuba.

Esto ocurrió hace solo 15 años
Les voy a narrar una experiencia de Camaguey, Cuba que sé que los dejará sorprendidos.

Yo nací prácticamente en medio de una reunión de testigos de Jehová en Camaguey. Desde muy joven me dediqué a Jehová Dios en bautismo, acto seguido me hice precursor regular y desde muy joven fui nombrado Anciano de congregación. No quiero dar más detalles de mi vida teocrática pues si alguien de Camaguey lee esto se daría cuenta que soy yo.

En Camaguey hubo un problema muy grave, que fue atendido por los hermanos de la sociedad Watchtower en la Havana. Todo comenzó cuando un hermano que actualmente vive en Orlando Florida denunció al presidente de la sociedad en la Havana llamado Asqui, de origen haitiano -no se si escribí correctamente su nombre-. El abuso de poder, el robo y la manipulación de Osvaldo Valdez y su padre El Viejo Valdez, su cuñado Vicente Morales.

Estos individos eran todos una misma familia, eran los siervos de Circuito y Distrito.

Ellos robaban el dinero de las contribuciones y lo utilizaban en vidas privadas. Cuando algún hermano se iba de Cuba, por lo regular toda su ropa y prendas -que era una donación muy generosa en medio de tanta miseria- ellos la recibían y en vez de repartirla, solo se la daban a sus familias. Al parecer en Camaguey esa era la única familia que Jehová Dios mediante su hijo Cristo bendecía. No les faltaba la carne de res -que es Ilegal en cuba-, el queso, la leche, el pan, tenían auto privado, no les escaseaba el dinero. Ninguno trabajaba seglarmente y las bendiciones eran abundantes. Sin contar la buena suma de dinero que en alguna que otra ocacion se les entregaba cuando visitaban las congregaciones.

Osvaldo Valdes, este queridisimo hermano, tambien organizó comités juciciales y de servicio con los que descalificó a hermanos que presentaron su aplicación en la Sección de Intereses de Estados Unidos en la Havana para obtener una visa de Refugiados bajo el programa de dicha embajada a perseguidos religiosos y politicos. Su padre, El viejo Valdez infiltró una carta a todas las congregaciones de Camaguey diciendo que esta venía de “Mamá” -como se le decía en Cuba a la sociedad para desvirtuar al enemigo, el gobierno cubano-. Esta carta daba la orientación que todo hermano que presentara para irse, sería descalificado de sus prigilegios y expulsado el solicitante principal de visado. La carta contenía una serie de textos manipulando el asunto de la neutralidad cristiana.

El poder obtenido no les fue suficiente, querian más. Ya que el Viejo Valdez era el de distrito, el se encargava de desviar toda la literatura que eran para el Distrito de Armando Recio, otro siervo viajante, para que se debilitaran sus congragaciones y acusarlo de que su trabajo no era fructífero. Le tenían salarios asignados a toda su familia con los fondos de la congregación bajo el pretexto de que eran precursores especiales: a su hermana Olga Valdez, su eposo Vicente Morales, su hijo Osmín Morales y otros de sus seres queridos allegados. Si había una familia en toda Cuba que no le faltaba el pan era esa familia, ¡Que generoso era Jehová con ellos!

El hermano que denunció todo el robo, abuso, atropello y descaro de toda esta gente esta en los Estados Unidos, es un hermano que sabía de muchos secretos de la obra en Cuba -que está proscrita-. Ellos le prometieron que nunca descansaria en paz y que si a Osvaldo lo expulsaban ellos iban a ablar con el gobierno para que el cayera preso por ser él una persona actualmente contribuía mucho con la reproduccion de literatura. ¡Que chantaje tan grande! Yo aquello lo viví, y a pesar de que ya vivo aquí en en La Florida, Estados Unidos, todavia no me puedo creer todo lo que ví.

Yo estoy activo, creo en Jehová y en Jesucristo, pero este es mi testimonio de lo que he visto y oído. Estos son mis hermanos, dispuestos a hacerce pedazos y a robarse unos a otros. Voy a citar un comentario que dijo un hermano a quien quise mucho y respete por su gran nobleza -ya este hermano fallecio de leucemia hace 7 años-. Su nombre, nuestro queridisimo noble y humilde hermano, Elie de la Torre, el dijo a Silvino Saavedra -actualmente en Cuba- y a mí después de saber de todo aquello ya que el era anciano. Hermanos: “No hay ninguna diferencia entre nosotros y los mundanos”.

Yo digo estas palabras y no puedo evitar que de mis ojos salten las lágrimas, ya que ese Sr. Elie de la Torre era un tremendísimo hermano. Aún no olvido el día que nos íbamos para la Havana a tomar nuestro avión pues fuimos una de las tantas familias que presentó para irse del país bajo el programa de Refugiados del gobierno de Los Estados Unidos. Todavia siento su fuerte abrazo en mis espaldas y escucho el sonido de sus palabras “Buena suerte y que Jehová y su Cristo siempre me los cuiden mucho”

Sería bueno mencionar que cuando el caso se atendió, era tan vergonzoso, que siempre se pidió que nunca el gobierno cubano se enterara del asunto; por la verguenza tan grande que causaría. Osvaldo Valdes recientemente a ido recuperando nuevamente todos sus privilegios desde hace dos o tres años y a la persona que denunció a lo sociedad su robo, cuando vino para los Estados Unidos, le hicieron una acusación falsa de que maltrataba a su padre físicamente y no lo atendía. Como no pudo probarse por la distancia de una nación a otra, la acusación fue desestimada. Olvaldo continúa tratando de causar más dolor y sufrimiento a este hermano, que no hico más que denuncia su abuso y su descaro. Esta hermano sabe bien que ellos -los Valdes y los Morales- no le perdonan que los haya desenmascarado.

Si alguien ve esto, puede corroborallo averiguando con los que actualmente están en Cuba. No quiero que esto haga tropezar a nadie, ese no es mi objetivo. Pero si somos testigos de Jehová no debemos temerle a la verdad. Este es nuestro “gran paraíso espiritual”. Estos son la gran mayoría de nuestros queridos superintendentes: vagos sin oficio que viven de la congregación. Pues al llegar aquí a los Estados Unidos en poco tiempo me dí cuenta de que aquí el problema es mucho mayor de lo que ví en Cuba. Jehová me los bendiga a todos.

Que estas fuertes y desgarrantes decepciones no les rompan el corazón y socaven su fe. La salvación la tenemos en Cristo Jesús, no en ningún hombre ni en nada que llamándose organización este compuesto por hombres. Es verdad que somos una organización, pero una Gran Organización de Ridículos y de gente sin Amor; eso es justo lo que somos.

Este es mi testimonio, con toda franqueza y honestidad. Su Joven hermano que a servido a Jehová hombro a hombro junto con todos ustedes desde la niñez

Todos los nombres aquí son reales, al igual que los sucesos. No cuento otros horribles sucesos pues hice un voto de silencio. Y no traicionaré de esa forma a mi palabra.

(contribuido)

Advertisements

One response to “Siervos de Circuito y Distrito testigos de Jehová: ladrones y corruptos

  1. Creo firmemente que Jehová remueve a su debido tiempo. El hecho de publicar cosas hace que atraiga mas oprobio al nombre de nuestro Dios. El sabe quien es fiel y sabe por cuanto tiempo lo tendra en su organización. Lo se porque estuve fuera de la organización y uno cree que esta por sus hermanos y no es así, uno va por Jehová.

Comparte tu Comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s