Nuestros lectores quieren hablar… sobre el amor a los hermanos refugiados cubanos

Para la entrada http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/2009/01/la-bendicin-de-la-gran-ramera-y-la.html se recibió el comentario que a continuación muestro:

Los testigos no ayudan o complacen ni a sí mismos. El testigo común “se deprecia y se siente culpable de estar vivo”.

Cuando los testigos de Jehová en Cuba presentan sus formularios solicitando una visa de refugiados en la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana -que se encuentra en Calazada entre L y M, Vedado, Habana, Cuba-, pueden ver a personas de otras religiones que sí cuentan con el apoyo financiero de sus hermanos en otros países. Luego de recibir la visa por ser perseguidos religiosos, los testigos fuimos lo únicos que no pudimos contar con la ayuda de nuestra hermandad estadounidense.

A nuestra sede mundial -la sociedad watchtower- no les importó que hubieramos sidos aprobados para viajar a los Estados Unidos de forma permanente por haber sido perseguidos debido a “obedecer a Dios como gobernante antes que a los hombres”. Yo fui uno de los que salió bajo ese programa, pues cumplí prisión en Cuba por poseer lo que ellos llamaban “Literatura Contra Revolucionaria”, o sea, literatura de la watchtower, con fines de reproducirla y repartirla.

De hecho, creía que éramos los únicos religiosos que recibíamos encarcelamiento, persecución y hostigamiento por parte de la dictadura cubana, pero me quedé sorprendido al ver que el día que mi familia y yo tuvimos nuestra entrevista con el Cónsul americano y el relator del departamento de refugiados e Inmigración de Estados Unidos, también allí estaban siendo entrevistadas personas que era de otras religones, incluyendo los Adventistas del Séptimo Día y los Bautistas; que afurtunadamente ellos sí recibían ayuda aún antes de salir de Cuba y arribar a los Estados Unidos bajo el programa de refugiados. !De verdad sentí verguenza por eso!

Todavía estoy buscando el amor “en acción” del que habla La Atalaya y aún no lo encuentro.

Cuando usted sienta ganas de sentirse culpable de estar vivo y depresivo, póngase a leer una Atalaya y verá el vacío que siente.

Que Dios los cuide a todos y los ayude siempre,

saludos.

(contribuido)

Advertisements

Comparte tu Comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s