Violada por Testigo de Jehová y silenciada durante 21 años por la organización

Brusselas,

Siendo niña, Deborah fue violada por un testigo de Jehová. La congregación ha hecho todo lo posible para encubrilo.

Es el tipo de caso que pesa como una pared de plomo. El tipo de caso para el que la persona que es víctima toma un coraje sin límites, a fin de hablar de ello.

Este es el caso de Deborah. Esta joven mujer de 30 años fue abusado cuando tenía 9 años. Los hechos duraron un año y medio sin que la niña se atreviera a decirlo a nadie. Hay que decir, como si las cosas no estuvieran ya lo suficientemente terribles, que estos hechos están sucediendo dentro de los Testigos de Jehová.

Un mundo que funciona de acuerdo a sus propias normas. “Es desde que son niños“, dice Deborah. “La primera vez que lo hablé fue con un amigo en la escuela. También era un testigo de Jehová. Él habló con mis padres, que por ello hablaron con los ancianos. Se convocó una reunión en una sala, ya que era necesario para explicar lo que había sucedido. Duró una media hora y luego con mi familia, era abusivo. Fue horrible “, dice Deborah.

¿El resultado de aquella entrevista es que no se hizo nada? “No, nada. Usted sabe, en los Testigos de Jehová, para admitir una acusación, debe haber dos testigos. Por ejemplo, si alguien te ve en la calle fumaando, no es suficiente porque será su palabra contra la suya. Si hay dos testigos, son dos palabras en contra a fin de admitir que tienen razón“, dice la joven.

Obviamente, en este caso, no hubo testigos de los abusos. Por lo tanto, el caso es simple y bien reprimido. Incluso por su propia familia. Deborah no tuvo otra alternativa que renunciar a ello y ocultar lo que le había sucedido. Fue hace cuatro años que todo salió a la superficie.

En 2003, ella fue a quejarse a la policía contra su verdugo, justo antes de la prescripción del delito. Pero hasta ahora el caso no ha avanzado significativamente. Deborah es consciente de que “es probable que archiven el caso, pero tuve que hacerlo.”

El año pasado, con la muerte de su madre, Deborah tuvo la valentía de salir de los Testigos de Jehová. “Es una secta. Experimenta un auténtico lavado de cerebro. Cuando están dentro, no se dan cuenta de nada. No se tienen otros amigos, no está en la vida real“.

Incluso, hoy, Deborah no comprende por qué esta ley del silencio que se le ha aplicado. ¿En nombre de qué? “Hubiera sido suficiente hablar con la policía en ese momento y todo estaba terminado. Pero nadie hizo nada, no dijeron nada.”

Deborah sufrido una depresión grave en los últimos años. Hoy en día, comenzó gradualmente a salir tratando de reconstruirse. Esto es una prueba muy difícil pues, debido a su lucha por la verdad, su familia la dejó completamente atrás.”

http://www.dhnet.be/infos/faits-divers/article/128377/la-loi-du-silence.html

Comparte tu Comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s