Rick Simmons: el abogado que puso a llorar al cuerpo gobernante de los Testigos de Jehová – Parte II

Aquí la traducción de la conferencia dada por Rick Simons –el abogado de Candance Conti-, quien ha logrado demostrar como los procedimientos y actitud del cuerpo gobernante y sus representantes oficiales –los ancianos- respecto a los casos de abuso de menores y sus perpetradores han forjado un “Paraíso para Pedófilos” dentro de las congregaciones.

En su disertación, él da a conocer detalles muy interesantes sobre la distinción entre un sistema de creencias y los aspectos legales de cualquier organización y como la ley se aplica en cada caso. Además, explica lo necesario para demandar exitosamente a la Watchtower.

Donde uso los corchetes “[]” es indicación de que la palabra dicha no se entiende bien, es irrelevante o se añade algo para su mejor entendimiento en el castellano.

[Inicio traducción video “Candace Conti Tells Her Story – 6”. Minuto 3:53 en adelante]

…y no seria diferente si fuera un entrenador de natación; y no seria diferente si fuera un padre dentro de un pequeño grupo de jóvenes o dentro de un equipo de futbol. Si se va a estar rodeado de niños o practicando actividades con ellos, entonces tienen el control para poder proteger a los menores; y depende de ellos [la Watchtower] el encontrar la forma de hacerlo. No importa si lo hacen avisando a la congregación o diciendo que Kendrick es un convicto abusador de menores; no tienen que mencionar el nombre la victima ni describir el tipo de abuso, pero tienen que poner el sobre aviso. Si deciden no dar alerta y mantenerlo en secreto –así como alegan que su doctrina religiosa lo requiere-, entonces tienen que usar algún otro método. […] dijo que “lo mantenían vigilado”; bueno, no lo mantenía vigilado. Todo lo contrario. Nunca más hablaron con él luego de la primera reunión de ancianos en 1993 cuando dijeron que lo disciplinarían. Esos ancianos se fueron, otros nuevos llegaron y nunca más se hablo del asunto. Nadie fue asignado a monitorearlo o a vigilarlo, así que el testimonio de que “todos lo mantuvimos vigilado” siendo que nadie fue asignado específicamente a tal tarea fue entendido por todos los [miembros] del jurado como que realmente nadie lo estaba vigilado.

Aprendimos algo llamado la “Guerra Teocrática”, donde –como lo describe Bill Bowen de ‘Silent Lambs’-: “está bien mentir en el servicio a Dios pues Él tiene un propósito mas elevado” y esa es otra cosa a la que no nos dedicamos en la corte; nadie mencionó la “guerra teocrática”, nadie mencionó nada de ello pues no tiene nada que ver con el caso; entonces se nos preguntó, si ellos piensan que esta bien mentir, ¿Cómo es posible mostrar que están mintiendo? Y la respuesta es muy sencilla y es la misma en cada caso: un buen abogado hace un buen y completo interrogatorio, y un buen y completo interrogatorio revela a los mentirosos; pues es difícil mentir en corte mientras se le cuestiona a uno lo que dice. Así que no sentí la necesidad de [presentar] pruebas relativas al tal “guerrear teocrático”, aunque de hecho si necesitaba pruebas de que estaban mintiendo y afortunadamente resultó ser muy fácil; porque ellos mienten mucho y se les pilla mucho. Mienten, se les pilla, se contradicen entre ellos, se contradicen ellos mismos, contradicen lo que otros ex miembros de la religión han dicho y el jurado entendió que estas personas [los abogados de la Watchtower] no les están diciendo la verdad. Así que no teníamos que argumentar sobre tales prácticas o sobre la “expulsión”. Es su decisión el que expulsen a alguien o no; si deciden no expulsar, es su derecho a no hacerlo, pero si no lo hacen y el individuo seguirá siendo visto en la congregación, tienen que buscar algún método alternativo para proteger a los niños. Si ellos están al tanto de la situación, la ley indicará que no hay diferencia entre ellos y un club de natación, la iglesia Católica, o cualquiera otra organización secular o religiosa en nuestra sociedad.

La parte más importante del caso envolvió 3 aspectos: 1) El abuso ocurrió durante las actividades de la iglesia; Candance fue abusada y llevada a casa del abusador durante el servicio del campo; 2) el abusador no era un miembro de su familia y un convicto abusador de menores en la congregación y 3) la existencia de documentación al respecto.

Lo que engloba el asunto es una carta dirigida a los ancianos en 1999 que indica una política de secretismo respecto a las alegaciones en casos de abusos de menores. Esa es la razón del porque no se le dijo nada a nadie y de eso se trata este caso y eso fue lo que Candance trató de hablar incluso antes de contactar a un abogado: “Tienen que cambiar esta política que permite a individuos esconder quienes son” y eso es lo que esta escrito en una de las cartas que los ancianos redactaron usando las palabras de petición de Candance de proteger a otras víctimas. Esa carta fue una importante evidencia en el caso […]. La disputa se enmarcó en ver si la carta con las instrucciones de la Watchtower correspondía a una carta con política de secretismo –como alegábamos- o si era simplemente una carta trivial con instrucciones generales sobre un número de distintos temas.

[Fin traducción video “Candace Conti Tells Her Story – 6”. Enlace: http://www.youtube.com/watch?v=a0rblLU0VqM   ]

Comparte tu Comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s