Category Archives: Colombia

La sociedad watchtower "roba" a la viudas en Colombia

Bello, Colombia.

La Biblia exhorta en Zacarías 8:16 “HABLEN VERAZMENTE UNOS CON OTROS” y eso es precisamente lo que yo voy a hacer por medio de estas letras; me comprometo a decir nada más la verdad sobre los hechos que yo conozco y los que no, tendré la finura humana de reconocer no poseer la información completa sobre diversos asuntos y hechos pero lo cual no me exime de la responsabilidad de informar según muestra Ezequiel 3: 17-18 “TIENES QUE ADVERTIRLES DE MI PARTE. CUANDO YO DIGA A ALGUIEN UNICUO: POSITIVAMENTE MORIRÁS Y TU REALMENTE NO LE ADVIERTAS Y HABLES PARA ADVERTIR AL INICUO DE SU CAMINO INICUO PARA CONSERVARLO VIVO POR SER EL INICUO, EN SU ERROR MORIRÁ PERO áu SANGRE LA RECLAMARE DE TU PROPIA MANO”.

He ahí la responsabilidad que siento de denunciar brevemente con el corazón en la mano un asunto que me preocupa enormemente.

Dicho asunto tiene que ver con las contribuciones que las congregaciones están aportando al Salón de Asambleas, el año pasado los hermanos que llevan la delantera en Medellín acordaron anunciar en todas las congregaciones que si los publicadores no donaban “de buena gana” citando 2 Corintios 9: 7, cuatro mil pesos por cada publicador, la Sociedad se vería en la penosa obligación de tener que vender el lindo y hermoso Salón de Asambleas porque dicha sociedad no tendría con qué sostenerlo económicamente.

Este argumento, mas bien, esta mentira se la inventaron con el fin de presionar a los hermanos de buen corazón. Todavía recuerdo el anuncio dado en mi congregación por el anciano presidente y la reacción de la gente al escuchar dicho anuncio, fue de preocupación, puesto que parecía que nos quedábamos sin Salón de Asambleas.

Después de dicho anuncio se hicieron arreglos para que todos los conductores de estudio del libro informaran cuántos publicadores asistían a su estudio y sus nombres con el fin de recoger los cuatro mil pesos.

Yo como encargado de las cuentas de la congregación me di a la tarea de recoger el dinero y los nombres de los que iban dando su contribución además de las personas que pertenecían a mi estudio del libro de congregación el cual yo conducía.

Paso el primer día del anuncio, me pareció repugnante que se utilizara la mentira para “sacarle” la contribución a los hermanos violando la advertencia de Juan 8:44 sobre el mentir y pareciéndose así a verdaderos Hijos del Diablo, por tanto me dirigí a los ancianos con el fin de expresarles que no me parecía nada bien lo que estaba ocurriendo, a lo cual ellos se quedaron callados.

Pero yo seguí con “los arreglos de congregación” ciegamente para la famosa recolecta de los cuatro mil pesos.

Afirmo que el anuncio es una gran mentira porque el Salón de Asambleas como los miles mas que hay tiene un solo dueño, la Sociedad WatchTower; y esta tiene suficiente dinero con qué mantener sus grandes y lujosos edificios – aprovecho para aclarar que el mantenimiento de los salones lo hacen los hermanos con su dinero y trabajo gratis, no la Sociedad – y siempre hubo contribuciones suficientes para el sostenimiento del Salón de Asambleas porque cada congregación de Medellín enviaba treinta mil pesos mensuales para dicho fin.

Porque conozco las circunstancias por eso me indignó dicho anuncio.

Siguiendo adelante con los arreglos de la congregación’ recogí todo el dinero, aún recuerdo a las hermanas viudas y pobres que me entregaban esos cuatro mil pesos con tanto esfuerzo y mi conciencia me molestaba por eso sentía ganas de decirles que ellas estaban eximidas de dicha contribución por sus circunstancias, tal como muestra Santiago 1:27, el cual hace alusión que la verdadera forma de adoración consiste en cuidar de las viudas y de los huérfanos en su tribulación y no tratar de sacarles algún dinero que ellos con algún esfuerzo hayan recogido, pero no podía eximirlas porque los ancianos tenían la lista de los publicadores y yo como siervo de cuentas debía responder por el dinero de cada uno de ellos.

Un caso particular me llamó la atención y fue en el estudio del libro que yo dirigía, esta familia estaba atrasada en tres meses de casa con la corporación, no tenían alimento y hasta sus servicios públicos estaban a punto de ser suspendidos porque solo trabajaba el esposo y su dinero no alcanzaba para el sustento de su familia, de alguna manera, no se como cumplieron con los dieciséis mil pesos que les correspondía porque su grupo familiar era de cuatro personas publicadoras, nuevamente al conocer sus circunstancias sentí dolor de conciencia, les aborde y les mencione que no dieran la contribución, porque ellos estaban pasando dificultades pero ellos no aceptaron, sino que respondieron que lo hacían con gozo y esperaban en Jehová.

Yo pregunto, si aquellos que se inventaron la mentira no solo mostraron ser progenie de Satanás el diablo sino que no pensaron en la difícil situación económica de las familias en las congregaciones, en la mía había un índice de desempleo del 40% de los hermanos, ¿de dónde contribuirían?

Aún así recogimos el dinero, más de lo presupuestado, porque algunos que no eran publicadores también contribuyeron, quinientos mil pesos para el Salón de Asambleas durante ese mes por solo una congregación.

Posteriormente tuvimos una reunión con el encargado de las cuentas generales para hacer entrega oficial del dinero y se anunció que se recogió alrededor de treinta y seis millones de pesos para el mantenimiento del Salón de Asambleas y que cada seis meses se iba a efectuar la misma recolección, ahora se dice que cada que haya asamblea cada publicador deberá contribuir cuatro mil pesos, pero surgía una pregunta ¿qué se hacía con el dinero? – No lo sé ¿se enviaba a la Sociedad? – No lo creo, porque las instrucciones del manejo de cuentas dicen que para enviar un dinero a la Sociedad como contribución deberían haber hecho una moción con las congregaciones, y si lo enviaron a la Sociedad entonces no consultaron con las congregaciones.

Uno de los ancianos de mi congregación me dijo que treinta y seis millones de pesos era mucho dinero para el mantenimiento durante seis meses, dijo además de manera hiperbólica que podíamos tumbarlo y volverlo a construir, y que además dicho arreglo seguiría de continuo, o sea que en el año se recogerían un total de setenta y dos millones de pesos, aparte de las contribuciones que se recogía durante las asambleas en las cajas de contribuciones de las cuales hay muchas y muy grandes en el Salón de Asambleas.

Retomando la reunión oficial para entregar las contribuciones, un hermano preguntó ¿en qué se invertirá el dinero que se recogerá durante las asambleas? A lo cual se le respondió que posteriormente se tendría la reunión del negocio solamente con los ancianos, como no soy anciano no pude asistir y aún no sé en que se invirtió el dinero o como lo repartieron.
Con lo cual tampoco quiero señalar que haya habido alguna clase de lucro individual entre los hermanos, pero si quiero puntualizar que los manejos de dichos dineros no son tan transparentes ante la congregación.

Quiero que piensen hermanos un poco con mente crítica que la Sociedad Watch Tower es una multinacional con mucho dinero y que se vale de los buenos sentimientos de los hermanos para lucro propio, una muestra de esto es como se manejan los prestamos de construcción así: la Sociedad presta un dinero para comprar un lote a construir, la deuda la asume la congregación, esta paga el dinero del préstamo con los intereses durante determinada cantidad de años, durante el pago la propiedad es de la Sociedad y cuando se termina de pagar dicho inmueble sigue siendo de la Sociedad, esto es irrisorio, porque cuando se termina de pagar una casa, vehículo u otra propiedad debe cambiar de propietario realmente, de lo contrario esto sería testaferrato, una violación a las leyes del César y de Dios.

En esta oportunidad entonces la Sociedad es y será siempre dueña del inmueble implicado, sin necesidad de desembolsar un solo céntimo de sus arcas para el sostenimiento, porque como ya aclaré son las congregaciones las que pagan no solamente el llamado préstamo de la Sociedad, sino los servicios públicos, el impuesto predial y todos los demás gastos de mantenimiento, de esa manera clara, la Sociedad se enriquece con sus miles de propiedades en todo el mundo: salones del reino, salones de asambleas, imprentas, edificios de habitaciones para betelitas, granjas, entre otras, a costa de la buena voluntad de hombres generosos y de buen corazón.

Por eso es irónico que afirmen que la Watch Tower no tiene con qué mantener el Salón de Asambleas.

De una manera amorosa pero firme me decidí escribirles porque ustedes merecen saber la verdad.

Que nuestro Dios Jehová y su bondad continúe con ustedes..

Timoteo

(contribuido)

Advertisements